La compleja situación de la pandemia del Coronavirus dejó en evidencia que el hecho de estar preparados para actuar rápido, reubicarse y continuar funcionando sin discontinuar los procesos de trabajo es fundamental para sobrevivir dentro de un mercado cada vez más digitalizado. La premisa ya estaba vigente, pero impactó de forma directa para aquellos que no estaban preparados.

Dentro de la transformación digital que aceleró aún más la pandemia, los caminos para agilizar y cuidar de los datos con sistemas On premise combinados con servicios IaaS, el salto a la nube o determinados softwares de RRHH pueden ser algunos de los recursos disponibles para llevar adelante los procesos y las tareas correspondientes del día a día.

Un gran número de empresas optan por la seguridad de tener su propio control sobre los datos con sistemas On premise. La principal ventaja de este tipo de software se basa en la propiedad: una vez que se obtiene, se puede utilizar sin límites; aunque como todo sistema, necesita de una actualización periódica para adaptar funciones, procesos y mejoras en la estabilidad y la seguridad. Un beneficio que puede resultar clave para la decisión de una organización es que todos los datos permanecen del lado del usuario.

Las empresas que toman la decisión de mudar a la nube sus sistemas instalados físicamente en sus servidores, buscan determinados beneficios tales como:

  • Crecimiento ilimitado: la capacidad de procesamiento siempre alcanza, según cada momento del negocio. En caso de un paso en falso puede desactivarse aquello que no se esté utilizando.
  • Gestión efectiva de costos: los recursos económicos se usan donde realmente se necesitan.
  • Capacidad de actualización: la organización siempre tendrá disponible en la nube la última versión actualizada de la solución.
  • Cambio en el concepto de mantenimiento: ya no es necesario cambiar equipos que se vuelven obsoletos o no alcanzan para mantenerse competitivos.
  • Aumento de niveles de seguridad: el universo en la nube cambió el paradigma del hecho de sentir que la confianza solo existe si uno está cerca de sus datos.
  • Acceso remoto: posibilidad de trabajar sin la necesidad de ocupar un lugar físico específico.

Los softwares de RRHH facilitan la comunicación entre colaboradores y, también, la resolución de las tareas cotidianas, más aún en un contexto donde la pandemia obligó a las empresas a adaptar su funcionamiento para permanecer competitivos en el mercado. Softland ofrece opciones para supervisar equipos como “MyTeams” que garantizan la conexión directa en los distintos niveles de colaboración en la empresa; sistemas para gestionar de manera integral el talento de la compañía “Capital Humano”; y también un software específico de Sueldos y Jornales.

Ya lo sabemos, el futuro cercano e inmediato presenta una mirada repleta de desafíos para las empresas en una era digital cuya transformación se aceleró como consecuencia de la pandemia.