En 2007 Nassim Nicholas Taleb habló de la teoría del Cisne Negro o sucesos inesperados, considerando que en el siglo XVII todos los cisnes eran blancos, hasta que hubo una mutación genética y aparecieron los cisnes negros. Hoy, el COVID-19 declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como emergencia pública de escala internacional, se compara con esta teoría.

El espíritu de lucha inherente a la humanidad, el ingenio humano y el esfuerzo colectivo convertirán esta situación en una oportunidad para mejorar nuestras formas de trabajo, adoptar definitivamente la innovación y la tecnología para resolver problemas futuros.

Aunque llevamos años hablando de transformación digital, hoy más que nunca este concepto recobra vida y se hace palpable en todo el mundo, por ello comparto cuatro medidas para asegurar la continuidad de las operaciones y ser innovadores frente al escenario en que vivimos.

  1. Garantizar el bienestar de las personas

    Debemos ser disruptivos y flexibles a la hora de adoptar medidas para cuidar a nuestra gente. El bienestar de los colaboradores impactará directamente en la continuidad del negocio, escuchar sus preocupaciones, acatar las medidas de los gobiernos y adaptarnos al teletrabajo es fundamental.

    La mayor parte del personal de Softland está teletrabajando, esta apuesta nos permite reaccionar eficazmente ante una crisis como la presente, al potenciar al máximo el trabajo virtual en todas las áreas de la compañía, y en especial entre los colectivos de riesgo.

    Lo anterior fue posible gracias al compromiso de todas las personas que trabajamos en la compañía, la planificación de los comités locales y las herramientas tecnológicas disponibles en todas nuestras filiales en Latinoamérica y España.

    En muy poco tiempo demostramos que el trabajo no es un lugar sino lo que hacemos con dedicación, esfuerzo y pasión ante nuestros clientes.

    “Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa”. Winston Churchill
     
  2. Replantear las estrategias de negocio y garantizar la continuidad

    Todas las compañías experimentaremos un rendimiento inferior durante esta crisis. Moody’s Investors Service anunció los sectores más afectados, pero también aquellos con mayores oportunidades, el E-commerce toma un especial protagonismo por mencionar un ejemplo.

    Para enfrentar los desafíos venideros hay que:

    • Asegurar la liquidez: para ello las áreas financieras deben supervisar el flujo de caja, prever escenarios futuros y prestar atención a las cuentas por cobrar y pagar.

    • Agilidad: evaluar riesgos financieros y actuar rápidamente: debemos ser vigilantes al comportamiento del mercado, renegociar condiciones de contratos, reducir gastos y reorientar presupuestos.

    • Incorporar las medidas de carácter laboral y fiscal que implementen los gobiernos.

    • Determinar cuál plan de negocios seguir. La creatividad y la innovación son necesarios para garantizar la continuidad del negocio.


    Es inevitable que el ciclo de ventas no sufra repercusiones, sin embargo, todos los equipos comerciales deben modificar sus estrategias para seguir generando valor agregado a los clientes y atraer nuevas oportunidades de negocio.

    “Las organizaciones que operan con transparencia y comunicación abierta tiene ventajas inherentes cuando los acontecimientos requieren acciones rápidas para reaccionar y remodelar”. Christopher Mack EY Asia-Pacific Reshaping Results
     
  3. Comunicar a los diferentes stakeholders

    Debemos ser claros, concisos y transparentes con todos nuestros públicos de interés. Esta es una vía para que la confianza, ese valor tan relevante, siga actuando como motor que mueve tanto a colaboradores como a clientes, partners, proveedores a seguir creyendo en nuestras compañías.

    Los colaboradores, clientes, inversionistas, Gobierno, proveedores, etc. querrán saber el impacto de esta situación en los negocios que mantenemos en común. Desde Softland hemos instaurado comités de crisis que todos los días marcan la pauta comunicacional y toman decisiones para asegurar la continuidad de las operaciones.


  4. Prepararse ante la normalidad  

    La crisis inédita originada por el COVID-19, nos dejará muchas lecciones aprendidas y decisiones por evaluar. Pasado este convulso momento, sabremos con exactitud las repercusiones; muy probablemente tendremos que adaptarnos a nuevos paradigmas en la economía, la empresa y la sociedad, pero estamos acostumbrados a ello.

    En un mediano plazo, Softland y las demás compañías no escaparán a esta realidad, deberán sentar las bases para enfrentar futuras crisis y evaluar opciones para ser resistentes.

    Hoy quiero hacer un llamado para que nos unamos como familia, nos cuidemos unos a otros, aprovechemos la tecnología para fortalecer vínculos con clientes, compañeros y proveedores; seamos responsables, solidarios y extraordinarios en lo que hacemos para tomar el impulso que nos requiere el futuro.

    ¡Juntos lo superaremos!

    Por Oscar Sáez
    CEO Softland

  5. Fuente