14 de Noviembre 2019

Una de las decisiones más importantes para los ejecutivos de las empresas, además de elegir un sistema ERP, es definir si la nueva gestión estará en sus propios servidores o si se alojará en la nube.

Los ERP que se encuentran en la nube, residiendo en el centro de datos de un proveedor de tecnología, permiten que los propios usuarios accedan al sistema a través de Internet.

Según evaluandocloud.com, entre las razones más importantes para evaluar el ERP en la nube encontramos:

1. Probar antes de tomar decisiones

Ante grandes inversiones, siempre existe el riesgo de tomar una decisión equivocada. La posibilidad de probar la nueva tecnología antes de comprometerse ayuda en gran medida a minimizar dicho riesgo.

Si se considera una solución en la nube, es recomendable evaluar un camino seguro antes de adquirir o firmar un servicio a largo plazo. Existen variantes de tiempo limitado para acceder a un ERP en la nube y probar antes de confirmar.

Este camino permite conocer las capacidades que ofrecerá la solución en la nube en base a las necesidades del negocio, verificando además la accesibilidad desde ubicaciones y dispositivos móviles. Los usuarios del ERP que forman parte de la prueba podrán brindar retroalimentación desde sus puntos de vista.

2. Aprovechar la tecnología más avanzada

El despliegue en cualquier dispositivo, la integración con otras aplicaciones, el soporte de medios de pago disponibles en Internet y la interacción con aplicaciones de sus proveedores y clientes son parte de los motivos para construir una aplicación en la nube con las tecnologías más modernas.

Esta relación entre el proveedor, la empresa y el cliente reduce los tiempos, errores y costos. Los gastos para replicar el ambiente en las oficinas de una empresa implica una gran inversión de capital y recursos en el comienzo del camino, más el esfuerzo de mantener al día la evolución tecnológica. Las actualizaciones a futuro son una parte fundamental como pieza estratégica del negocio, pero se necesita invertir en ellas para mantener la capacidad en todos los dispositivos. En tal sentido, adquiriendo el ERP en la nube de Softland las actualizaciones de software y hardware, dejan de ser un tema atendible por la empresa para transformarse en un servicio complementario a la provisión del ERP.

3. Generar ahorro de costos mensurables

Una de las razones más relevantes para confiar en un sistema ERP en la nube, es el bajo costo que se necesita en relación a las soluciones en las propias instalaciones. En las implementaciones tradicionales existen costos iniciales altos de licencias de software, servidores nuevos o actualizados y equipos de red. En cuanto al ERP en la nube como servicio, suelen ser facturados mensualmente y por usuario. El modelo ayuda a mantener el presupuesto de tecnología predecible y controlado a largo plazo. Con el software de gestión de Softland, en su modalidad de licenciamiento Cloud, no se pagan licencias de software, no se compran nuevos servidores o infraestructura de redes, no se necesita disponer de espacio físico para instalar servidores o armar su propio data center, los costos de energía son menores porque no se necesita mantener racks de servidores. Gran flexibilidad de los servicios Cloud significa que solo se paga por las aplicaciones que se utilizan y con menor soporte en tecnología se puede reasignar el personal de IT a tareas críticas.

4. Escalar la operación de tecnología de información

El proveedor de alojamiento o hosting es quien asume la mayor parte de las tareas en el día a día y por ello el área de IT puede asumir otras tareas más críticas para su negocio. Dicho proveedor de servicios en la nube monitorea indicadores de rendimiento para asegurar que el sistema ERP se ejecute de forma óptima. Esta delegación de tareas permite centrarse en aspectos estratégicos de operación en tecnología. Softland ofrece como una de las variantes la posibilidad de Hosting, en una medida intermedia: entre 100 % cloud y el hecho de contar con licencias propias, pero optimizando alojando la solución adquirida con licencia perpetua en servidores externos contratados, optimizando los costos de inversión y mantenimiento de hardware.

5. Fortalecer la integridad y la seguridad de la solución ERP

Uno de los mayores temores por parte de las empresas cuando evalúan soluciones ERP en la nube es la posibilidad de que los activos de información más valiosos, como los datos de negocio, queden expuestos y de fácil acceso a personas no autorizadas. Otra preocupación es la conectividad, en caso de que hubiera problemas para conectarse. Sin embargo, en los últimos tiempos se hicieron grandes avances en seguridad, disponibilidad e integridad de software en la nube. La propuesta de Softland, en alianza estratégica con Powercloud, es garantizar la seguridad de los datos, y la más alta tecnología en infraestructura.

6. Habilitar productividad global para los empleados

Un ERP SaaS puede ayudar a superar ciertas limitaciones que aparecen implícitas en el modelo de instalación en oficinas del cliente. Un ejemplo refiere a una empresa que tiene sus operaciones distribuidas en depósitos, oficinas o sucursales y debe asegurarse que todos los colaboradores y empleados en todas las ubicaciones, puedan acceder al ERP de manera efectiva. Es necesario que el departamento de Sistemas genere y mantenga una infraestructura de comunicaciones fiable y rápida. El trámite se complica más cuando se hace necesario escalar las tecnologías según cómo crece la compañía.

7. Acelerar la implementación

La implementación de un ERP lleva tiempo y una planificación de mucho cuidado. Cuando se contrata un ERP en la nube, ya no es necesario realizar la instalación de servidores y equipamiento de red. Ese tipo de adquisiciones y la gestión de tales tecnologías es una tarea del proveedor del servicio.

Con Softland, el salto a la implementación de un ERP en la nube resulta sencillo y ágil para ofrecer una solución en base a las últimas tecnologías del mercado y para llevar a las empresas un paso más allá, hacia la transformación digital.

Fuente