Los procesos transformacionales que hoy en día deben adoptar las empresas para mantenerse y sobresalir en el mercado están motorizados en una cultura de la innovación y la inmersión tecnológica, además de la fidelización y satisfacción de sus clientes y colaboradores.
No es menor pensar que grandes compañías como Google y 3M destinen el 20% del tiempo de sus colaboradores a la innovación.
La Cultura de Innovación, comprende aquellos procesos de transformación que experimentan las sociedades, la ciencia, las empresas y el entorno, a través de la generación de nuevas ideas que les ayudan a progresar, dar valor, incrementar la productividad, incrementar las ventas y tener un mayor desarrollo, entre otros.
En el ámbito empresarial, la cultura de innovación es la que establece el nivel de involucramiento, apoyo y promoción de la innovación por parte de los directivos y colaboradores de una compañía, a fin de desarrollar habilidades y destrezas para generar nuevos servicios, productos o procesos.
Para generar esta cultura es necesario que toda la organización la vea y sienta como algo beneficioso, que se adhiera a ella y la entienda como un medio para el desarrollo corporativo y también personal.

¿Cómo lograr una cultura de innovación? Para esto es importante que la compañía:

  • Cuente con una estrategia de innovación, y dé a conocer sus expectativas y objetivos respecto de ella.
  • Sensibilice a sus equipos de trabajo en la importancia de innovar.
  • Muestre los beneficios y oportunidades que se desprenden de ella.
  • Los motive e inspire a participar apoyando las nuevas iniciativas y proyectos, tanto propios, como de sus compañeros u otros equipos.
  • Potencie el talento brindándoles los recursos necesarios para innovar (información, herramientas, tecnología y un espacio adecuado).
  • Evalúe y desarrolle sus competencias para que puedan hacerlo cada vez mejor.
Esta no debe ser considerada como algo puntual, sino como una práctica permanente que debe ser promovida constantemente en las organizaciones. Solo implementando cultura de innovación las compañías podrán seguir siendo líderes en el tiempo, tal como lo han hecho grandes compañías, como Apple, Facebook, Google, Netflix y tantos otros que han surgido tras las circunstancias acontecidas en 2020.
Un punto importante dentro de esta cultura de innovación es el desarrollo y/o uso de nuevas tecnologías y es aquí donde aparece la inmersión tecnológica.
La Inmersión Tecnológica, tiene que ver con la creación, adopción y uso de nuevas tecnologías que se van desarrollando.
La inteligencia artificial, machine learning, internet de las cosas (IoT), big data, son conceptos que enmarcan la tecnología inmersiva. Ejemplo de ello son: los sistemas de reconocimiento de voz, facial o de gestos, chatbots, vehículos o robots autónomos, sistemas de diagnósticos médicos, sistemas de realidad mixta (virtual y aumentada) que nos permiten visitar museos virtuales desde nuestro hogar, visitar sus salas, buscar información sobre alguna pieza en especial, o viajar virtualmente a un lugar que nos interese conocer sin poner un pie en el sitio… y mucho más, es un mundo que se expande a grandes pasos y que les invito a explorar.
Las compañías que apuesten y adopten estas tecnologías, serán las que logren posicionarse y ser líderes en sus sectores. Y como las empresas las hacen las personas, los early adopters (usuario temprano de una nueva tecnología), la disposición al cambio y aprendizaje por parte de los colaboradores es fundamental para reinventarse y enfrentar este nuevo mundo.

“Tecnología e Innovación son y seguirán siendo los conductores que transforman las empresas”.

Fuente: Rosana Nuñez Porzio, Directora Corporativa Base Instalada Grupo Softland