Las PyMEs y la utilización de la nube

Comencemos refrescando un poco el concepto de las PyMEs. Este hace referencia a las pequeñas y las medianas empresas, es decir, aquellos negocios que cuentan con no más de 30 trabajadores en total y al mismo tiempo, presentan una facturación moderada sin disponer de los grandes recursos que usualmente, las empresas de mayor tamaño manejan.

Ahora bien, con respecto al almacenamiento en la nube, podemos mencionar concretamente que se trata de un servicio que permite realizar el almacenamiento de datos transfiriéndolos por medio de Internet o cualquier otro tipo de red, hasta llegar a un sistema de almacenamiento externo.

Existen cientos de sistemas de almacenamiento en la nube que abarcan desde el tipo personal, hasta el almacenamiento empresarial. Este último permite el uso del “espacio” en la nube como una solución comercial de copia de seguridad remota.

En el caso del almacenamiento en la nube de tipo empresarial se puede hacer uso de tres modelos: nube pública, nube privada y nube híbrida (una combinación de las anteriores). Cabe señalar que, hacer uso de este tipo de almacenamiento para una pyme es positivo en pro de su futura evolución.

Ahora bien, mucho se dice y se escucha con relación al uso e implementación de la nube en todo contexto incluyendo el empresarial, sin embargo, ¿qué tanto de eso es verdad y qué es solo un mito? Esto es lo que podemos decirte.

¿Qué es real y que es falso con relación al uso de la nube en las PyMEs?

A continuación, mostramos algunas afirmaciones, así como, algunas falsas apreciaciones con relación al uso de la nube.

Algunos mitos relacionados con el uso de la nube pueden señalarse de la siguiente manera.

  • ¡Solo es adecuada para empresas tecnológicas! Esto no es más que uno de los mitos que se relacionan con la nube, pues cualquier empresa puede hacer uso de ella, no importan el tamaño de esta.
  • ¡La seguridad es todo un riesgo! Puedes estar tranquilo con respecto a esto pues los proveedores de nube en efecto cuentan con los recursos, así como con la capacidad para actualizarla y brindar los mejores niveles de seguridad.
  • ¡Todo funciona en la nube! Se puede decir que esto no aplica en los casos de las aplicaciones antiguas, diseñadas para trabajar en servidores especializados siendo así, difíciles de ejecutar en la nube.
  • ¡Ejecutar en la nube es mucho más económico! Esto no siempre es así, pero lo que sí se puede decir es que puede ser con mayor frecuencia más rentable.
  • ¡Debería de mover todo a la nube! Esto tiene algo de mito y a su vez de verdad quedándonos con la parte verdadera podemos decir que no todas las aplicaciones sirven para trasladarse a la nube, pues esta no va a reemplazar a los hostings tradicionales o a las implementaciones en las instalaciones, la nube los complementa.

Por otro lado, dentro de las afirmaciones con relación al uso de la nube podemos señalar las siguientes:

  • La nube es altamente dinámica. Lo cual puede ser muy bueno pues esto hace que los recursos de la nube sean tan populares, por su flexibilidad, ser escalables y ágiles, pero también resulta ser complejo al momento de administrar los cambios en las aplicaciones.
  • La proliferación de nuevos servicios se genera de un modo más rápido gracias a la nube. El ritmo del cambio es algo que marca la diferencia entre las soluciones y los servicios en la nube y la TI tradicional, aquí la ventaja para los usuarios de la nube se refleja en el hecho de que las actualizaciones son automáticas, entonces los servicios pueden utilizarse de manera inmediata.

El software ERP en la nube

Siguiendo en la línea del almacenamiento, tenemos entonces al ERP en la nube del cual podemos señalar que se trata de un sistema de software y herramientas de planificación de recursos empresariales, los cuales se alojan y se administran fuera de las instalaciones de la empresa; en la nube, y esto lo hace el respectivo proveedor.

De esta manera, el ejecutivo puede enfocarse en llevar adelante su empresa en vez de la administración de la TI (tecnología de información). Cuenta también con la opción de generar actualizaciones de software de manera constante e ininterrumpida. Sin embargo, el implementar un ERP en la nube no requiere de mucha participación de TI.

Mitos en relación con el software ERP en la nube

Si te comentan algunos de estos puntos ¡No hagas caso es solo un mito!

  • Adquirir un software de este tipo es… ¡Muy costoso! Cada vez son más las empresas de cualquier tamaño que adoptan la fórmula de pago por uso, que es propia del ERP en la nube. Así que, la más clara ventaja aquí económicamente viene a ser la baja inversión inicial para poder comenzar a utilizar un ERP.
  • Las pymes y los ERP ¡no se relacionan! Totalmente falso. Se pueden encontrar herramientas de gestión vertical y horizontal que logran adaptarse a todos los mercados existentes. Lo cual destruye el dicho de que este tipo de software les queda grande a las empresas pequeñas.

Aspectos reales de un software ERP

  • Su implementación requiere de cierto tiempo y esto es contraproducente, incluso este puede alargarse en el caso de una empresa de gran tamaño, pero todo va a depender del proveedor y su equipo.
  • ¡No son difíciles de utilizar! Estos sistemas siempre necesitan un periodo de adaptación y de formación dentro de la empresa, pero esto viene a ser más una solución intuitiva y simple, por lo que no siempre debe existir un curso de formación previo. Por su parte, los proveedores de Sistemas ERP que ofrecen un curso de formación hacen que el periodo de adaptación sea muy sencillo.

En efecto, son variados los beneficios que el uso de la nube y en particular, de un software ERP en la nube puede brindarle a una empresa que se encuentra en crecimiento. Pues, a medida que continúa generándose la expansión de sus operaciones, es un hecho que necesitará herramientas innovadoras y confiables de modo que estas contribuyan con el aumento de las eficiencias, mejora de la accesibilidad, el ahorro de costos y el impulso de su crecimiento comercial.

Fuente: Innova Hoy, el blog de Softland, sección “Actualidad” -Autor: Diego Chevez, Consultor de Negocios Ventas Nuevas en Softland Costa Rica.