El liderazgo es el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que tienen las personas para influir en la forma de ser o actuar de un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo se una con entusiasmo, hacia el logro de sus metas y objetivos.

Ser líder es un gran reto, y qué mayor responsabilidad, que influir en la forma de ser o de actuar de la gente con la que trabajamos.

Quien desarrolle un rol de liderazgo debe ser capaz de apoyar a su gente para que ésta utilice todo su potencial, su creatividad, sus conocimientos, con el fin de que un grupo de personas distintas, cada una con intereses propios, trabaje como un verdadero equipo en busca de un fin o meta común.

Conversé con la Psicóloga Cristina Valdés, quien ha dedicado 15 años de su vida profesional a apoyar grupos de mujeres, ella comenta que las mujeres tienen la ventaja de ser más comunicativas y empáticas. Está comprobado científicamente que las mujeres hablan alrededor de 8,000 palabras diarias, mientras los hombres entre 4,000 y 5,000. Esta diferencia en ocasiones puede ser de mucha ayuda, sobre todo cuando la gente se nos acerca a contarnos sus problemas.

“El principal reto para una mujer hoy en día en ocupar una posición de liderazgo es el machismo, el vivir en una sociedad patriarcal. A algunos les cuesta reconocer que esos puestos han sido ganados con mérito propio, por buen desempeño. El hombre puede ascender y no es cuestionado, la mujer no en todos los casos”, agregó la Psicóloga.

Coincidamos o no con ella, es evidente que el tema de la desigualdad de género está presente, y hasta que no deje de ser un tema, debemos continuar erradicándolo.

Quiero compartir con ustedes algunas entrevistas que hice a mujeres que han ocupado u ocupan puestos estratégicos como líderes. Ellas a lo largo de sus carreras demuestran que han ejercido su liderazgo de forma asertiva y con gran seguridad.

“El rol de liderazgo se hace necesario para impulsar a ese equipo, requiere de una dosis importante de confianza en sí misma, (algo que viene con la experiencia y los años), resiliencia y entereza para encarar los fracasos que siempre llegan, honestidad con uno mismo y con los demás, y carácter. No siempre es fácil reunir todas estas habilidades blandas, pero las vamos sumando en el camino de la profesión”, aseguró Dora Sequeira, Directora del Parque La Libertad.

El Parque la Libertad en Costa Rica, es un proyecto de seguridad humana e inclusión social que busca mejorar la calidad de vida de las comunidades aledañas mediante su desarrollo económico, social y ambiental. Dora inició este proyecto en el año 2008, con un terreno en el que no había nada, “era un lienzo en blanco”, comentó. Aunque tuvo momentos difíciles, nunca ni siquiera pensó en tirar la toalla, todo lo contrario, comenta que cuando se enfrenta a un reto grande se pone en modo creativo para la búsqueda de soluciones y de aliados.

También conversé con Sonia Picado, primera Decana mujer de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica.

Si nos ubicamos en esa época, su principal reto fue la elección para ocupar este cargo, pues solo el hecho de ser mujer la dejaba en desventaja. Era una facultad constituida prácticamente solo por hombres y veían como incapaz a una mujer en ese puesto.

Sonia fue elegida por una diferencia de 3 votos, en su primer día como Decana se encontró con cadenas en la entrada de la facultad, esta situación no le quitó el impulsó, logró que se quitaran en contra de la voluntad de los que le impedían la entrada.

Rápidamente se hizo respetar, logró hacer cambios importantes, no tuvo una sola huelga en sus 4 años. Su mayor satisfacción en esos años fue ver la facultad cambiada y en paz. Tuvo un impacto social importante.

Fue una líder decidida a hacer bien las cosas, a luchar por lo que cree correcto, a no darse por vencida. Creyó en ella misma y logró hacer grandes cambios.

“Aunque las mujeres siguen teniendo mayor dificultad para ocupar puestos estratégicos dado que continúan siendo más cuestionadas que los hombres, están mucho más capacitadas y tienen una mayor conciencia de que pueden hacerlo”, agregó a su relato.

Tuve la oportunidad de conversar con la Dra. Ana Laura Jiménez, jefe de departamento en el Hospital Nacional de Niños. Allí, su unidad recibe a bebés entre los 2 y los 4 meses de nacidos.

“En los últimos años nos ha tocado aprender a discutir con respeto, pero con determinación para poder tener un servicio de lactantes menores que tiene armonía y cuyo fin primordial es brindar la mejor calidad de atención a nuestros niños. Aprendí que debemos ser buenas personas en todos los ámbitos para poder tener la visión humanista necesaria para ser líderes de opinión. No basta con el conocimiento sin valores que acompañen a éste”, comentó la doctora.

Estas 3 mujeres nos demuestran la capacidad que tienen las mujeres para convertirse en líderes de puestos estratégicos, no importa el tipo de profesión que se ejerza. A todas les ha tocado pasar momentos complicados, en los que han tenido que imponer su carácter, sus creencias y sus valores.

Ser líder no solo se trata de saber un montón de idiomas, o tener un montón de profesiones. La historia, las vivencias de otros y por qué no, las nuestras, nos han enseñado y nos siguen enseñando, que el verdadero liderazgo está en saber enseñar, pero también dejarse enseñar, en saber escuchar, pero también en saber cuándo debemos hacernos escuchar, ser honestos y ser consecuentes con lo que predicamos, son fundamentales para ejercer un buen liderazgo.

Fuente
Por Gloriana Jiménez
Gerente de Capital Humano, Formación y Calidad, de Softland Costa Rica