La pandemia de Coronavirus obligó a las organizaciones de todo el mundo a adaptar su accionar y a pensarse de forma remota. La incógnita por parte de los líderes refiere a cómo sostenerse en el tiempo con una empresa que “está en todos lados”.

La extensión de la cuarentena puso a prueba la continuidad operativa de las diferentes organizaciones. Lo que antes era excepcional, ahora es realidad en la nueva normalidad. Uno de los mayores desafíos, además de lograr la supervivencia al difícil contexto, es salir de la situación siendo más eficientes y productivos.

Para el trabajo remoto no solo alcanza con una herramienta de videoconferencias o disponer de un sistema e-commerce para vender online: las compañías necesitan de procesos, metodologías y estrategias que acompañen dichas herramientas. Las dos etapas en las que puede dividirse el contexto de la cuarentena en una organización son:

  • Cambiar para sobrevivir: adaptarse de forma inmediata para subsistir e incorporar tecnologías para ser operativos.
  • Renovar los objetivos: asumir nuevos paradigmas para perdurar en un tiempo, que se deben tomar como indeterminados.

El concepto va mucho más allá de una transformación digital, sino de una tecnología que se expande y busca crecer en diversos aspectos. Aquellos resultados que se esperaban previos a la pandemia no desaparecieron, sino que mutaron a nuevas métricas y objetivos.

Los cambios repentinos que trajo consigo la cuarentena dejaron en evidencia que los beneficios de estar tecnológicamente actualizados son aún mayores a los que se imaginaban. La reingeniería tecnológica refiere a no estar atado a una inversión para solo mantenerse activos, sino entender dónde y cómo tomar las decisiones para utilizarla.

Para contar con una organización eficiente, en los servicios en la nube, existen ciertos aspectos que deben ser prioridad como:

  • Sistema de gestión ERP.
  • Copia de seguridad de forma centralizada de dispositivos, bases de datos y servidores.
  • Plataforma e-commerce con posibilidad de soportar un nivel alto de tráfico al sitio e integrada al ERP
  • Posibilidad de replicar la infraestructura para la continuidad del negocio frente a contingencias.
  • Armado y gestión de espacios de trabajo en forma virtual.
  • Opción de un centro de atención con múltiples canales disponibles.
  • Sistema de seguridad adaptado a las nuevas tecnologías.

Todas las empresas se encuentran en proceso de reorganización y transición hacia la nueva normalidad. Los servicios en la nube y la virtualización del trabajo pasan a ser a largo plazo en los distintos modelos de negocios; específicamente con un mayor crecimiento en la industria de Software y Servicios, IaaS y PaaS.

Como toda crisis, al concluir dejará la oportunidad de reinventarse y revalidar la posición dentro del mercado. Con el ERP de Softland, y las diferentes alternativas de recursos digitales complementarios, pensado para dar el salto en la era digital, la posibilidad de construir empresas más productivas, de tomar la reingeniería tecnológica y la adopción de cambios estructurales más profundos, se presentará como un camino que ayudará a las compañías a salir fortalecidas de la pandemia, con nuevas visiones y menos temores a los cambios.

FUENTE