La pandemia del Coronavirus ya tiene sus primeras consecuencias en la sociedad y la economía en diferentes lugares del mundo. En el ida y vuelta de la cuarentena y las medidas de restricción para cuidar la salud, las industrias de manufactura se convirtieron en indicadores fundamentales para entender y explicar cómo adaptar los negocios a los mercados de la nueva normalidad.

La compleja tarea de congelar inversiones y repensar el camino a seguir para mantener el movimiento y no quedar fuera del mercado, se ve reflejada en las empresas de manufactura. El redireccionamiento de dichas inversiones para crear estrategias tiene el objetivo de adoptar nuevas tecnologías y lograr salir más fuertes que antes.

Para gestionar los recursos y aprovechar los beneficios de la transformación digital, existen factores claves que impactan de forma directa en el alcance de los resultados esperados:
  • Rapidez en la implementación: el uso de herramientas y plataformas remotas son parte del cambio de paradigma que necesitan la manufactura y tecnología.

  • Expansión y reducción del riesgo: la incorporación de los beneficios que otorga el trabajo en la nube permite recibir un mejor retorno de la inversión. El acceso a los datos en este tipo de plataformas o apps de ERP construye una mayor continuidad del negocio y mejora la capacidad de respuesta.

  • Adaptación a la realidad de la nube: los nuevos paquetes de software extensibles a los procesos digitales en negocios como la manufactura permiten adecuar las operaciones con dichas herramientas.

  • Roles del equipo de IT: los líderes en tecnología ahora están más alineados con los objetivos del negocio para tomar decisiones estratégicas.

  • Auditoría y trazabilidad: la necesidad de cuidado por el espacio de trabajo demanda mayores controles en oficinas y fábricas, además de la incorporación de normas para el uso de las tecnologías.

Las herramientas del ERP de Softland permiten la gestión y la adaptación de todos los procesos del negocio a las nuevas necesidades, el seguimiento de las tareas, y el salto hacia los paradigmas de los caminos en la nube. El futuro a corto plazo requiere de planificación, puesta en marcha y continuidad para seguir como empresas competitivas dentro del mercado.