Cada vez estamos más expuestos ante Internet dado que hay más productos tecnológicos que se están introduciendo en nuestras vidas, y de una u otra forma deben ser tomados en cuenta para temas de seguridad, y que abarcan desde relojes inteligentes hasta vehículos sin conductor. Todos estos dispositivos conectados crean nuevas oportunidades para que los hackers puedan escuchar, impulsando una demanda de soluciones y también de expertos en seguridad de datos que sean capaces de construir redes más fuertes y menos vulnerables.
Nuestros datos personales son recolectados por las redes sociales y servicios online que ocupamos a diario: Facebook, Instagram, Twitter, entre otros cientos de servicios a los que accedemos diariamente. Con base en esta “cosecha de datos” se generan los perfiles de los usuarios, siendo usados para fines comerciales y políticos.
Toda la información que permite identificarnos directa o indirectamente son datos personales, por ejemplo, nombre, domicilio, número telefónico, dirección IP, características físicas y conductuales, información del estado de salud, religión, etnia, orientación sexual, preferencias políticas, hábitos de consumo o íntimos, todo ello representa nuestra identidad, pero lo más importante es que en muchos casos es la trazabilidad y el registro de nuestro comportamiento en la navegación.
Lamentablemente las plataformas no son lo suficientemente transparentes respecto al tratamiento que les dan a estos datos, su finalidad, segundos usos, etc., lo que se une al desconocimiento por parte de los usuarios y la falta de regulación por los Estados.
La protección de los datos es el derecho que tienen todas las personas de controlar la propia información frente al tratamiento o uso que terceros realizan de la misma, ya sea de manera automatizada o no.
Te comparto 10 recomendaciones para proteger tu información personal:

1) Mantente alerta a los estafadores

Identifica a quién le estás dando tus datos personales o financieros. No brindes tu información personal por teléfono, por correo, ni en Internet, a menos que hayas iniciado el contacto o sepas con quién estás tratando.

Si recibes un email de una compañía que aduce tener una cuenta contigo y te piden información personal, no hagas clic sobre ningún enlace electrónico del email. En su lugar, escribe el nombre de la compañía en tu navegador de Internet, ingresa a ese sitio y comunícate con la compañía a través del servicio al cliente. Pregunta si la compañía envió este email solicitando la información.

2) Elimina la información personal de manera segura

Antes de deshacerte de tu computadora, elimina toda la información almacenada en ella. Usa un programa de barrido para sobrescribir y limpiar todo el disco duro.

Antes de descargar un aparato móvil, lee el manual del equipo, el sitio web del proveedor del servicio, o el sitio web del fabricante para consultar información sobre cómo eliminar la información permanentemente y cómo guardar o transferir información a un equipo nuevo.

Quita la memoria o tarjeta de módulo de identidad del suscriptor (SIM) de un teléfono móvil. Elimina los datos de la libreta de contactos, las listas de llamadas efectuadas y recibidas, los mensajes de voz, mensajes de texto enviados y recibidos, carpetas organizadoras, historial de búsqueda y fotos, entre otros.

3) Encripta tus datos

Controla la seguridad de tu navegador de Internet. Para proteger tus transacciones, usa un programa de encriptación que cifre los datos enviados. Cuando en la barra de estatus de tu navegador aparece una pequeña imagen de un “candado” significa que tu información estará protegida durante la transmisión. Antes de enviar o ingresar información personal o financiera, busca el candado.

4) No compartas tus contraseñas con nadie

Usa contraseñas sólidas para tu computadora y para acceder a tus cuentas de crédito, bancarias, entro otras. Usa tu imaginación: piensa en alguna frase especial y usa la primera letra de cada palabra para crear tu contraseña. Sustituye algunas palabras o letras por números. Por ejemplo, “Yo quiero ver el Océano Pacífico” podría convertirse en YQV3Re10P.

Utiliza contraseñas distintas en tus servicios en la nube y redes sociales, de esta forma disminuirás el impacto de un potencial hackeo a alguna de tus cuentas.

5) No compartas demasiada información en las redes sociales

Si subes demasiada información personal, un ladrón de identidad podrá encontrar datos sobre tu vida y usarlos para responder preguntas “clave” de verificación y de esa forma intentar acceder a tus cuentas, a tu dinero y a toda tu información personal. Considera establecer límites para que sólo un pequeño grupo de personas pueda acceder a tus redes sociales. Nunca divulgues tu nombre completo, domicilio, número de teléfono o números de cuenta en sitios de acceso libre.

Se precavido con la información que compartes, una vez publicada en Internet, esta es permanente, escapa de tu control y puede ser accedida desde cualquier lugar del mundo.

6) Usa programas de seguridad

Instala programas antivirus, anti-espía, y activa tu firewall. Configura las preferencias de los programas para que las protecciones se actualicen frecuentemente. Protege tu computadora contra intrusiones e infecciones que pueden poner en riesgo los archivos o contraseñas instalando los respectivos parches de seguridad ofrecidos por tu sistema operativo y otros programas.

Utiliza doble factor de autentificación (2FA), de esta manera disminuirás considerablemente la posibilidad de hackeo de tus cuentas.

7) Evita los emails phishing

Evita abrir archivos, enlaces o programas enviados por desconocidos. Al abrirlos podrías exponer el sistema de tu computadora a un virus informático o programa espía que captura tus contraseñas y demás información que ingreses en el teclado.

8) Sé prudente con el uso de las conexiones Wi-Fi

Antes de enviar información personal desde tu computadora portátil o teléfono inteligente a través de una red inalámbrica disponible al público en un café, biblioteca, aeropuerto, hotel o en algún otro lugar público, verifica si tu información estará protegida.

Cuando uses un sitio web encriptado, tené en cuenta que la única información protegida es la que envíes y recibes hacia y desde ese sitio. Si usas una red inalámbrica segura, toda la información que envíes a través de esa red estará protegida.

9) Cierra el acceso a los datos de tu computadora

Guarda la información financiera en tu computadora cuando sea necesario. Evita la opción de conexión automática que almacena tu nombre de usuario y contraseña, y desconéctate cuando termines tus transacciones. De esta manera, si te roban tu computadora será más difícil que el ladrón pueda acceder a tu información personal.

10) Lee las políticas de privacidad

Es verdad que pueden ser extensas y complejas, pero el texto de la política de privacidad de cada sitio te informará cómo se mantienen los accesos, la seguridad y el control de la información personal que recolecta; cómo se usa la información, y si provee información a terceros. Si no encuentras o no entiendes la política de privacidad de un sitio web, considera hacer negocios en otra parte. Configura adecuadamente las opciones de privacidad en tus perfiles de redes sociales, de esta forma podrás controlar quien accede a tus publicaciones.

Fuente: Por María Eliana Vivanco, Gerente Tecnología Softland Chile