Actualmente unos 112 países experimentan la expansión de un brote epidemiológico de una enfermedad bien conocida por todos “El Coronavirus (COVID-19)”, dejando a las empresas la responsabilidad de buscar las mejores vías para evitar afectaciones en la salud, proteger a sus colaboradores y dar respuesta a sus clientes a través del mantenimiento de sus negocios. Una combinación donde la creatividad y las diferentes formas de trabajo cobran un verdadero protagonismo.

El Teletrabajo es una modalidad en auge y pleno crecimiento en los países latinoamericanos y para su implementación por parte de las empresas es vital contar con:

  1. Estrategia: una estrategia clara y concisa que resuelva las preguntas del por qué y para qué, cuál es el objetivo de esta modalidad o forma de trabajo.
    – Mapa de puestos de trabajo.
    – Objetivos por puestos.
    – Métricas o indicadores de medición.
    – Clasificación de los puestos de trabajo e identificando los roles que pueden realizarse de forma remota.
    – Barreras, responsabilidad, compromiso. 
    – Plan de contingencia.

  2. Metodología: cómo y cuándo lo vamos a hacer posible.
    – Plan de acción o cronograma.

  3. Herramientas: son los elementos que nos ayudan a materializar las actividades definidas
    – Software y hardware.
    – Red y conexiones.
    – Herramientas colaborativas.

  4. Tecnología: ecosistemas tecnológicos que ponemos al servicio tanto del negocio como de las personas para llevar a cabo los objetivos propuestos de forma ágil, sencilla y rápida.

Recientemente algunos países como Panamá, México y Costa Rica aprobaron leyes que regulan el teletrabajo con el objetivo de brindarles a las empresas esta opción laboral regulada dentro de un marco legal, creando un mecanismo donde las empresas que elijan diferenciarse en la gestión humana de sus colaboradores puedan contar con iniciativas gubernamentales y herramientas para ello.

Teresa Morales, directora de Soluciones HCM Softland, explicó que los mercados están en un crecimiento exponencial donde hay escasez de talento, por ello es crucial que consideremos nuevos mecanismos y fórmulas de gestión humana donde nos ayuden a generar empresas atractivas para los colaboradores a la par que resolvemos y salvamos situaciones de crisis sanitaria, como el Coronavirus (COVID-19).

Softland tiene la responsabilidad, como compañía de vanguardia tecnológica, de crear y diseñar soluciones que ayuden a las organizaciones a poner en marcha estas iniciativas; trabajamos día a día con más de 150 personas dedicadas a la investigación y desarrollo para ir por delante de las situaciones a las que debemos enfrentarnos.

Una situación de crisis sanitaria donde se recomienda el aislamiento o evitar el contagio con el objetivo de frenar la epidemia, demandan mayor conectividad, uso de herramientas tecnológicas, simplicidad en los procesos y una mayor apertura por la integración tecnológica, cualidades que deben aprovechar las empresas para ir implementando progresivamente las nuevas formas de trabajo como es el teletrabajo.

Ventajas del teletrabajo:

El teletrabajo además puede ser un buen aliado para disminuir el contagio del COVID-19, pues reduciría la convivencia de personas en espacios comunes como el transporte público o centros de trabajo, contribuye con la movilidad de las ciudades, reduce la huella de carbono e impacta significativamente en los objetivos de los colaboradores.

La realidad global en la que vivimos le da al teletrabajo una oportunidad de oro para ampliar su adopción en las empresas. Suecia, Islandia, Holanda, Luxemburgo o Reino Unido son algunos de los países europeos donde más se ha impulsado el teletrabajo, según Eurostat, entre un 20% y 28% de los trabajadores ya implementan esta medida.

“La forma de adoptar este nuevo modelo dependerá por supuesto del tipo de industria, giro, y actividades de cada empresa y el uso de soluciones tecnológicas que nos permitan comunicarnos con los colaboradores, ver sus avances de trabajo, dar feedback efectivo, realizar evaluaciones de desempeño, etc.” destacó la especialista en soluciones de gestión de capital humano de Softland, Teresa Morales.

Softland propone a las empresas el uso de soluciones cloud para centralizar en una misma herramienta tecnológica las operaciones de la compañía. Así, aquellos puestos clave como los departamentos financieros, de administración, RRHH, etc., pueden trabajar desde casa, con solo contar con una conexión a Internet.

Además, los sistemas de gestión empresarial (ERP) en la nube tienen la ventaja de ser escalables a medida que las compañías necesiten crecer en sus funcionalidades, no requieren de un equipo de TI pues el proveedor tecnológico suele actualizar la plataforma, se paga por suscripción mensual, cuenta con altos estándares de seguridad y es accesible 24/7 los 365 días del año.

La compañía española recomienda a las organizaciones automatizar procesos clave como el montaje de nómina o planilla, digitalizar las acciones de personal y usar herramientas que permitan gestionar el ciclo de vida del colaborador en un mismo sistema.
Para el crecimiento y mejora continua de las empresas, adaptarse para sobrevivir será siempre una prioridad.

Acerca de Softland

Softland posee filiales en doce países: Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú y República Dominicana, y representantes exclusivos en Bolivia y Nicaragua, así como distribuidores autorizados en la mayoría de los países donde Softland tiene oficinas. Cuenta con 35 000 clientes activos en Latinoamérica y más de 700 profesionales especializados. Su filosofía, “pensar en global y actuar en local”, le ha permitido desarrollar estrategias mundiales de acuerdo con las características propias de cada país.

Su larga trayectoria en el mundo de las soluciones de gestión empresarial le ha dado la posibilidad de crecer y ofrecer al mercado los productos más competitivos.