Según el Estudio Anual del Comercio Electrónico, la facturación en línea en la Argentina creció un 124% durante 2020 y un 90% de los adultos conectados ya compró a través de tiendas electrónicas alguna vez. Por otro lado, las ventas físicas siguen siendo protagonistas de muchos negocios, aunque la crisis impacte en los niveles de actividad económica y, por lo tanto, en los volúmenes de venta tradicionales.
Sabemos que sin ventas no hay capital para perdurar en el tiempo de un negocio. Por eso es preciso combinar el control de los pedidos de clientes y los equipos comerciales, además de la creación de estrategias para aumentar el tan ansiado número de ventas, más allá de que las transacciones sean físicas o virtuales.

El mejor camino para llevar adelante una gestión efectiva de ventas es a través de un software ERP para automatizar procesos y potenciar recursos. Dicha gestión es una de las funciones centrales de una compañía debido a que se alimenta de otros módulos y a su vez, brinda información determinante para futuras transacciones.

Existen softwares ERP como el de Softland que permiten gestionar tanto las ventas online como las que se dan en los puntos de venta físicos, logrando mantener centralizadas y siempre actualizadas todas las transacciones que allí se realicen, como así también el control de stock, carga de pedidos, listas de precios, facturación, entre otros. Con el plus de generar reportes con información precisa y relevante del negocio.

Otra de las herramientas de un sistema ERP son las finanzas con el objetivo de tener una visión actualizada de ingresos y gestionar de forma efectiva los gastos de una compañía.
Al confirmar una venta, se generan una serie de documentos, dichos documentos suelen ser por ejemplo la orden de pedido y la factura final, que se realizan de forma automática. Otra de las conexiones relevantes es la gestión de proyectos en compañías que suelen mostrar ofertas, que luego se registran dentro del software en particular y así establecer presupuestos más acertados.
Hoy en día es cada vez más importante poder brindar a los clientes una buena experiencia de compra, acompañarlos durante el proceso, brindándoles respuestas rápidas y confiables, como así también, poder estar presentes con un servicio de post venta. Es indispensable poder atender los canales de venta de forma integrada para no perder competitividad en el mercado, y obtener los resultados deseados.
Fuente: Redacción Softland Argentina.