Hay quien habla de la tecnología 5G como el impulsor definitivo para la transformación digital de la sociedad y la economía; haciendo una comparación macro de la tecnología 4G actual con la que podrá entregar una red 5G, queda claro que ésta última ha sido diseñada para servir de plataforma de despegue de muchas otras tecnologías que a día de hoy existen pero que no se pueden implementar con la amplitud y profundidad necesarias, debido a las limitaciones de las tecnologías actuales de transferencia de datos.
Concepto 5G 4G
Velocidad de transferencia de datos
1Gbps
200Mbps
Latencia (milisegundos)
Entre 1 y 2 ms
Entre 35 y 52 ms
Dispositivos conectados por Km2
+1.000.000
10.000
Consumo energético
Ahorro de casi el 90%
Mayor consumo energético
Cobertura
Casi 100%
Limitada
Es precisamente la alta capacidad de transferencia junto con una latencia mínima y una alta densidad (gran cantidad de dispositivos conectados simultáneamente) lo que hace de esta red una plataforma perfecta para el desarrollo definitivo de tecnologías como la realidad ampliada o virtual, la comunicación entre máquinas, la medición en tiempo real de millones de sensores y muchas otras que a día de hoy no conocemos pero que seguro en el corto plazo se convertirán en algo habitual en nuestro día a día.
Es por esto que la tecnología 5G no se trata sólo de “descargas” más rápidas, no hablamos de poder descargar una película 4K en mucho menos tiempo. La tecnología 5G es un punto de quiebre en la evolución de Internet, llevándolo a todos los lugares y objetos en tiempo real, conexión permanente y constante de todos con todo y viceversa, un mundo verdaderamente interconectado.
Campos como el de la educación, la sanidad, la robótica, la conducción autónoma, o simplemente las reuniones de negocio virtuales cobran una dimensión nueva cuando la conexión es constante, potente y permanente allí donde estés.

El Internet de las cosas tiene un rango tan amplio como saber si la ventana de tu habitación está cerrada o abierta, si te quedan huevos para la cena, hasta cosas como poder medir en tiempo real y de manera constante y con bajo consumo energético tus niveles de azúcar en la sangre; que un vehículo se comunique con otros sincronizando y optimizando las rutas o detectar contaminantes en entornos de trabajo industriales.

En un mundo donde cada vez todo es medido y “sensorizado”, el poder ver en tiempo real toda la data de millones de sensores y que esos sensores y máquinas conversen entre ellos y tomen decisiones, abre un abanico de posibilidades hasta ahora desconocido.
Tecnologías como la realidad aumentada o la realidad virtual de las que llevamos escuchando décadas pueden terminar de explotar definitivamente, no sólo en el ámbito del entretenimiento sino en el empresarial, industrial, clínico o educación. Se habla de revoluciones que van desde intervenciones quirúrgicas a distancia, reuniones virtuales sin los problemas de vídeo y audio actuales, videojuegos en streaming mediante suscripción, hasta ciudades hiperconectadas donde todos estamos conectados con todo.
La red 5G es considerada como uno de los saltos más importantes en la corta historia de Internet, pues precisamente convierte la alta conectividad en algo accesible y constante, no sólo para las personas sino para todo tipo de dispositivos, creando una red descentralizada de comunicación e interconexión permanente.
Esto abre un campo inmenso en el desarrollo de nuevas economías que hasta hoy no existían… ¿quién dice que no terminaremos comprando antivirus para nuestro refrigerador o que nuestro servicio de alarma de casa ofrezca un servicio de “firewall” para todo lo conectado con ella?, que nuestra compañía de seguros del automóvil incluya servicios de protección contra “hackeos” o que podamos ver en los mapas toda la información relevante mediante realidad aumentada abriendo un nuevo y vasto campo a la publicidad.

Fuente: Por Diego Pose, Director General Ofisis Perú, una marca Softland