Claves para impulsar tu Pyme con un sistema de gestión ERP

Fecha de Publicación:

Este 2018 es un año lleno de riesgos y cambios para las Pymes. En este momento particular de la coyuntura, lo importante es optimizar la rentabilidad para mantenerse en el mercado. En este sentido, las Pymes cuentan con opciones como fijar precios de venta, invertir en maquinarias, capacitar personal e incorporar un software de gestión para mejorar la rentabilidad del negocio.

La inflación eleva los costos y achica la rentabilidad de las pequeñas y medianas empresas. Las cargas impositivas aumentan y los consumidores ven reducido su poder adquisitivo, por lo que las decisiones estratégicas acertadas resultan imprescindibles.

En este contexto, los sistemas ERP ofrecen grandes beneficios para agilizar la operatividad del negocio, y presentan una ventaja con respecto a las demás opciones, dado que impactan favorablemente en todos los niveles de la operatoria de la empresa. El software automatiza, integra y controla los procesos de toda la compañía en un solo lugar, mientras obtiene y comparte la información en tiempo real. Las aplicaciones ERP aportan información relevante sobre cuestiones estratégicas.

Hay mitos que rodean la adopción de un ERP, el principal de los cuales postula que es solo para grandes compañías. Otro bastante popular es que resulta caro implementarlo, lo que aleja a varias empresas de adoptar el software que haría más cómodo su paso a la transformación digital.

La digitalización obliga a las Pymes a reaccionar al mismo nivel que las grandes corporaciones, con la celeridad que exigen clientes y proveedores. Las pequeñas y medianas empresas que utilizan un ERP para impulsar su transformación marcan diferencias claras en términos de optimización de resultados y prestación de servicios, con mayor seguridad y solidez en la información que manejan. Un servicio de calidad es una de las bases de la buena relación con el cliente, junto con las garantías de cumplimiento normativo y la protección de la información. Las soluciones tecnológicas agilizan procesos internos bajo un esquema de transparencia, inmediatez y sencillez.

Un buen software ERP es un sistema flexible que se personaliza de acuerdo con las necesidades y características de cada negocio, con módulos específicos que cubren los requerimientos de cada empresa, con lo que los costos son ajustados y se pueden escalar y sumar nuevas capacidades. Las soluciones de software como Softland se adaptan (tanto en funcionalidad como en costos) a la medida de las necesidades de negocios de cualquier escala.

Es vital el asesoramiento para que el sistema no resulte sobredimensionado y se corresponda con las verdaderas necesidades de la empresa: Si un ERP es demasiado complicado y cuenta con más funcionalidades que las requeridas, resulta poco efectivo. Lo mejor de un software de gestión es su capacidad de simplificar procesos, contar con buen soporte y capacitación de personal adecuado.

La transformación digital es un proceso complejo, que debe realizarse de forma gradual para disfrutar de las ventajas competitivas esenciales. Incluso las compañías que ya utilizan varios softwares en sus distintas áreas deben dar un paso más para unificar e integrar las unidades de negocio.

El contexto actual demanda que las Pymes perfeccionen sus operaciones en conjunto; y la solución integral ideal es un sistema ERP.