Polo tecnológico Paraná – Software, el desafío que viene

    Fuente:

    A casi 10 años de la entrada en vigencia de la promoción del sector, la industria sigue pujante

    Sin embargo, el factor cambiario ya no la favorece. La estrategia pasa por abastecer al mercado interno, que también necesita informatizarse. Y apuntar a nuevos paradigmas de la industria.

    A casi 10 años de que el software sea considerado como industria en la Argentina y que, a partir de ahí, comenzara a gozar de beneficios fiscales a fin de consolidar al sector en su matriz exportadora, la evaluación en general resulta positiva. Sin embargo, las condiciones de competitividad cambiaron, al punto de que, hoy, el foco de las compañías se concentra, obligatoriamente, en la provisión de mayor valor agregado e innovación. Hoy, el talento argentino sigue en pie pero ya no es barato como antes. Entre 2003 y 2013, las previsiones de ingresos establecidas para la industria del software y los servicios informáticos prácticamente se multiplicaron por cinco, al pasar de algo más de u$s 830 millones a una estimación que supera los u$s 3.500 millones para fines de 2013, según datos del Observatorio Permanente de Empresas de Software y Servicios Informáticos (OPSSI).

    “Los ciclos de compras se han aletargado y el foco de las empresas está puesto en el costo. Por esa razón, todo apunta a mejorar la eficiencia y, valga la redundancia, la competitividad”, asegura a IT Business, Carlos Farfan, gerente General de Pragma Consultores.

    Guillermo Vivot, CEO de Softland, recuerda que en la década de promoción industrial se buscó avanzar sobre el trabajo formal, además de incrementar las exportaciones a partir de la certificación en normas de calidad. “La ley hizo mucho por el trabajo formal. Al forzar a certificar en procesos las compañías, se desarrollaron en base a un concepto de mejora continua y a la gestión de calidad. Pero, en Investigación y Desarrollo (I+D), las cosas no son iguales: con el cambio atrasado, el porcentaje de exportaciones en el total de ventas es cada vez más ajustado respecto a las ventas que se producen a nivel local. En aquel momento, uno de los objetivos de la ley de promoción era generar divisas pero al cambio actual esos ingresos con cada vez menores”, indica el ejecutivo. La combinación de profesional argentino talentoso más cambio a favor ya no corre para estos tiempos. Mucho menos cuando en la región los países también han buscado impulsar la creación e instalación de empresas informáticas de todo tipo, como motor de empleo. Entonces, la estrategia pasa por poner el acento en la competitividad pero sin pensar en la cotización del dólar.

    “TCS tiene presencia en América latina desde 2002. Hasta ese momento, hacíamos los proyectos vía los Estados Unidos e India. Hoy, ya tenemos ocho filiales en la región donde trabajan 10.000 empleados. Decidimos tener oficinas en distintos países para estar cerca de los clientes y, así, vamos equilibrando las distintas situaciones que se dan en cada pais”, comenta Ankur Prakash, EVP de Tata Consulting Services (TCS) para América latina, en diálogo telefónico desde México. “Lo que encontramos como valioso en un país lo aprovechamos y lo compensamos con lo que no hay en otro. Así, tratamos de estar fuera de la coyuntura. No somos una maquiladora: el 90% de lo que se hace en la filial argentina es para el mercado local, de modo que no tenemos problemas con lo que pasa en la economía y la necesidad de dinero para invertir sale de cada país”, agrega. En otras palabras, se vive con lo nuestro.

    El factor inflación

    Los consultados coinciden en que manejar la inflación es una cuestión complicada. Pero se busca acordar con cada cliente cada tipo de contrato de manera previa a fin de prevenir las complicaciones que pueden surgir por ese componente. En el caso de TCS, esas revisiones se realizan cada seis meses a fin de poder planificar de la manera más certera posible.

    Para SAP, la firma de soluciones empresariales de origen alemán, la inflación local no está generando impacto en las unidades de negocios. “Ofrecemos servicios y soporte a través de nuestros centros, y el portafolio y la canasta de monedas en América latina es diferente según la subsidiaria, donde en algunas la moneda se aprecia y en otras no”, dice Guillermo Brinkman, vicepresidente de Ventas de SAP para Argentina, Paraguay y Uruguay.

    Según el ejecutivo, siempre se vivió con variaciones y cuando se prestan servicios en un centro global como el propio “siempre se hace un combo, porque siempre hay algún tipo de dificultad en algún país”.

    No obstante, el peso del factor inflación está obligando a las mismas empresas del sector a mejorar su competitividad, más allá del costo cambiario. “Lo que se perdió en este tiempo fue la ventaja cambiaria y su impacto en la rentabilidad. Pero, la industria hizo, en paralelo, avances en valor agregado, como la tarea para lograr la certificación de calidad y la adopción de estándares internacionales. Esto generó una industria más madura y estandarizada. Hoy, la ventaja cambiaria no está pero se debe recordar que, hace 10 años, era muy fácil competir en el segmento de menor calificación. Hoy, por el contrario, se requieren servicios informáticos de escala superior, de modo que el desafío consiste en salir con productos de mayor innovación y valor agregado”, destaca Farfan.

    El ejecutivo subraya que hay necesidad de reconversión en la industria. Y la vincula con el requerimiento constante de recursos humanos para el sector, hecho que no sólo sucede a nivel local sino que también a nivel global. “Hay posibilidad y necesidad de reconvertir, ya sea a través de tecnicaturas o de otras herramientas. En la universidad, tenemos que estar preparados para competir en un mundo globalizado, especialmente, porque se ha desdibujado un poco la frontera del empleo", añade.

    Vivot, amplía recordando que un profesional argentino puede trabajar acá o en el exterior, y muchos aprovechan las oportunidades que se ofrecen en otros países de la región, como Uruguay, Chile y Perú. “Una línea de código ya es una commodity y esto se ve más marcado aún en los servicios de menor valor. Si bien se sigue teniendo déficit de graduados en las facultades, hay que advertir que perdemos profesionales porque, aún, quedándose en la Argentina, trabajan para el exterior”, indica el responsable de Softland.

    Para seguir creyendo

    Mientras, la industria sigue pujante, coinciden los consultados. Los ingresos de los últimso dos años lo demuestran: en 2011, fueron de u$s 2.972 millones y, en 2012, subieron hasta u$s 3.283 millones. Por su parte, de los u$s 170 millones que se exportaban en 2003, se pasó a u$s 847 millones en 2012 (datos a confirmar por el Opssi). Para este año, la proyección anticipa u$s 971 millones por ventas al exterior.

    “La realidad local es prometedora porque las compañías están invirtiendo una gran parte de su presupuesto en tecnología. Cuando no hay posibilidad de ahorro, el dinero se vuelca al consumo y, en el caso de las empresas, también se a la tecnología. Creo que para recuperar la competitividad, hay que trabajar para tener más profesionales. La línea de código hecha en la Argentina es una de las mejores de la región: los vaivenes económicos obligan a las empresas a ser más exigentes con los clientes y los proveedores", insiste Vivot, quien desliza que esto lleva a la industria TI a crear, sí o sí, mayor valor e innovación.

    La necesidad de ser más competitivo no involucra sólo a las compañías de IT sino al grueso de la economía. Industrias como las financiera, manufacturera, automotriz y alimenticia, entre otras, están apoyándose en la tecnología para mejorar sus eficiencias. Y las empresas informáticas buscan la manera de innovar en cuatro segmentos que hoy son clave a nivel mundial: big data, movilidad, redes sociales y cloud computing.

    "La Argentina es una de las economías más importantes de la región. Es un mercado con muchas oportunidades y con muchos clientes, de modo que esto da la posibilidad de usar talento argentino para diferentes tipos de perfiles, áreas e industrias”, subraya Prakash, de TCS. El ejecutivo admite que su empresa está demandando distintas habilidades para dar servicios de soporte mantenimiento e innovación en áreas como Redes Sociales, Big Data, Móviles y Cloud. “Se trata de servicios de nueva generación”, resume.

    Incorporar innovación

    Desde SAP, también destacaron la necesidad de apostar a la innovación para ganar en competitividad. “Experimentamos una necesidad importante en términos de innovación no sólo en la Argentina sino en América latina. Por esa razón, estamos incorporando innovación como motor de crecimiento y factor de diferenciación. Ahí vemos un escenario competitivo, muy bueno, con portafolio rico en las áreas de innovación", señala Brinkman.

    Según el ejecutivo, los servicios en la nube se están utilizando para el manejo, retención y gestión del talento; los medios sociales, para entender las nuevas relaciones con los clientes puesto que son ellos los que, ahora, hablan sobre los productos y servicios que ofrecen las empresas. Las soluciones móviles apuntan a todo lo que se viene en materia transaccional, ya no sólo el comercio electrónico sino básicamente las operaciones diarias y el manejo de información sensible con el consiguiente resguardo de datos.

    En este punto aparece otro desafío. Está claro que el profesional argentino es talentoso. Y está claro también que el grueso proviene de las universidades. Las empresas consultadas señalan que se debe trabajar aún más con las instituciones académicas para contar con los profesionales que exigen hoy las nuevas demandas. Ya no se trata sólo de lograr que haya más estudiantes interesados en carreras técnicas y de ingeniería sino que, además, actualicen sus contenidos de acuerdo a las demandas de la economía actual. A esto, se suma la necesidad de buscar que estos estudiantes que ingresan al mundo laboral cuando aún no finalizaron su carrera, puedan terminarla como una forma de colaborar con esa búsqueda de mayor innovación y servicios de valor.

    //www.polotecparana.com.ar/despachos.asp?cod_des=3718&ID_Seccion=270&fecemi=05/07/2013&Titular=software-el-desafio-que-viene.html