Palermo Online – Cómo aplicar de manera efectiva tecnología a las instituciones educativas

    Cómo el software de gestión se convirtió en una herramienta clave para administrar procesos estratégicos de la gestión educativa

    Ciudad de Buenos Aires, junio de 2014.– Softland Argentina, compañía que cuenta con más de 30 años de experiencia regional en el desarrollo de soluciones de negocios ERP, comparte su experiencia de gestión en al ámbito educativo y nos cuenta sobre la incorporación de nuevos clientes en el segmento.

    Durante las últimas décadas las instituciones educativas crecieron y se complejizaron cada vez más. Tanto escuelas como universidades ofrecen planes de estudio y servicios más completos que suponen mayores desafíos para su funcionamiento, lo que propone el doble reto de continuar ofreciendo un servicio de calidad sin perder de vista la optimización del funcionamiento de la institución académica.

    Este tipo de entidades abarcan desde escuelas primarias y jardines de infantes hasta universidades. Si bien son instituciones con diferentes características, comparten modalidades de funcionamiento y muchas veces se enfrentan a problemas similares relacionados a la administración de alumnos, planes de estudio y docentes.

    “Las soluciones de ERP son tecnologías que permiten mejorar los procesos de gestión y volver más eficiente el manejo de las instituciones educativas. Integran las diferentes áreas de las organizaciones abocadas a la educación y facilitan la optimización del uso de los recursos, la administración de insumos, la profesionalización de los procesos, etc.”, consideró Fabián Guerra, Director Comercial de Softland Argentina.

    En este segmento, durante el 2014 Softland incorporó a la institución Don Bosco, organización cuya propuesta educacional es la más importante del país en cuanto a infraestructura, cantidad de alumnos y docentes. Cuenta con 96 casas salesianas, 479 parroquias y capillas, 146 centros de formación, 31 centros para niños y adolescentes en riesgo, 12 emprendimientos radiales, cuatro audiovisuales y cuatro museos, tres sellos editoriales, 14 librerías y tres imprentas.

    “Hay que considerar que las soluciones de ERP son flexibles y se adaptan a las necesidades de cada institución, con lo cual las posibilidades de optimización que ofrecen son muy amplias: respecto a la contabilidad, permiten organizar el circuito de pagos a través de cuentas corrientes por familia o alumnos y controlar la facturación mensual de aranceles y otras variables. Así como también administrar temas relacionados a docentes y no docentes. La tecnología es una aliada fundamental en el momento de ofrecer valor agregado a los docentes y alumnos y se vuelve en un factor que permitirá diferenciarse en un contexto donde la competencia es cada vez más sofisticada”, finalizó Guerra.

    El colegio Don Bosco se suma al resto de clientes que Softland ya posee en el segmento educativo: Fundación Barceló, Colegio y Universidad San Andrés, Colegio Bosque del Plata, Jardín de Infantes Buen Molino, Colegio El Torreón, Colegio Jardín Platero, Crisol Colegio, Crisol Jardín de Infantes, El Buen Ayre, Colegio Los Molinos, Saint Brendan´s College, entre otros.

    Acerca de Softland Argentina

    Softland Argentina pertenece al destacado grupo tecnológico Softland, compañía pionera que cuenta con más de 30 años de experiencia brindando soluciones de gestión ERP a las empresas en Latinoamérica.

    En Argentina contamos con clientes como ALPINE SKATE, La Rural, Sursem, BuratovichHnos, S.A.C.A.F.Y F., Rizobacter Argentina, Celusal, Cabrales, Sparkling, El noble repulgue, Hoteles Alvear, Intercontinental y LlaoLlao Resorts, GulfOil, Combustibles del Norte, Minera del Altiplano, ETMAN, Randon Argentina, Laboratorio Monserrat y Éclair, Colegio San Andrés, Universidad San Andrés, Cámara Argentina de la Construcción, Coarco, Dycasa y Fiplasto.

    Grupo Softland posee filiales en diez países: Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Panamá, Perú y República Dominicana. Cuenta con representantes en: Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Con 35,000 clientes activos en Latinoamérica, y más de 600 profesionales especializados. Su filosofía, “Pensar en global y actuar en local”, le ha permitido desarrollar estrategias mundiales de acuerdo a las características propias de cada país.