Datamation – La tecnología resulta indispensable para medir la productividad de las empresas de manufactura

    Fuente:

    Por: Guillermo Vivot, Director General de Softland Argentina

    Las empresas manufactureras son fundamentales para el desarrollo económico del país, no solo porque son un factor clave para la industria en general sino también porque son uno de los pilares sobre los cuales se construye la generación de nuevas fuentes de trabajo. En un contexto incierto en el cual muchas veces es difícil planificar a largo plazo, es importante contar con los recursos necesarios para mantener la competitividad en un mercado cada vez más exigente. Por eso resulta clave dotar a las empresas con la tecnología adecuada que permita medir y asegurar la productividad y la rentabilidad.

    Muchos de los sistemas que existen actualmente en el mercado están enfocados a la mejora continua de los procesos en una compañía. Sin ir más lejos un cliente de correo, un CRM, o un ERP buscan con herramientas disímiles entre sí, la mejora en la productividad y en los procesos internos. Con el uso de un software ya sea para la gestión de clientes, de bases de datos, o la administración, contabilidad o gestión integral de una empresa, se busca además acortar los tiempos de ejecución y evaluación de tareas, es decir, optimizar los tiempos de gestión, a la vez que aumentar la productividad.

    La industria manufacturera es compleja y tiene varias etapas estrechamente vinculadas entre sí, por eso contar con un software que permita la administración de todas ellas de manera integrada será de gran ayuda para optimizar el negocio y brindar productos de mejor calidad a la vez que más rentables. Por empezar, hay que tener en cuenta todo lo relacionado con la producción que exige diferentes instancias de control de calidad, de materias primas, de costos, etc. También está lo relacionado con los procesos de venta, se trata de considerar las operaciones de logística y distribución junto con los controles exigidos por cada una de ellas. Tampoco podemos olvidar otras etapas que atraviesan a esta industria de manera integral, como ser: el mantenimiento de equipos, el rastreo de productos, la administración de costos, entre otros.

    La tecnología ofrece opciones de todo tipo que permiten controlar estas cuestiones de manera exitosa. Una de las más útiles son las soluciones de gestión ERP, se trata en algunos casos concretos de la oferta disponible en el mercado, de herramientas que tienen la capacidad de adaptarse para responder a las necesidades del usuario; flexibilizándose y complementándose.

    El mercado marca esa tendencia porque en un mundo cada vez más competitivo, las empresas requieren mayor calidad de servicios y menor tiempo de respuesta para poder acompañar la dinámica propia del negocio. En el mediano plazo, el valor diferencial no estará dado netamente por la calidad del producto, sino por el nivel de servicios asociados a ese producto, a lo largo de todo el proceso de pre-venta y post venta. El éxito pasará por entender cuáles son estas necesidades y cómo darles respuesta para mantenerse, crecer y brindar un mejor servicio.