Clarín online – Las empresas festejan el Día del Niño

    Fuente:

    Como si se tratase de una conocida publicidad de tarjeta de crédito, las empresas descubrieron que la felicidad de un chico "no tiene precio". Y la satisfacción que genera en un empleado percibir que en el trabajo piensan en sus hijos, tampoco.

    De ahí, precisamente, la importancia que adquirió para las compañías aprovechar la celebración del Día del Niño para fidelizar a sus colaboradores. Desde regalos y fiestas circenses hasta días de campo con juegos y torneos al aire libre, todo vale para lograr la sonrisa de los pequeños.

    "Junto con la fiesta de Fin de Año, el Día del Niño es una de las fechas de mayor demanda por parte de las corporaciones", señala Jorge Ribak, vicepresidente de la Asociación de Organizadores de Fiestas, Reuniones Empresariales y Proveedores (AOFREP), y director de Magic Door, firma de eventos corporativos.

    "Las propuestas varían según la cultura de la organización y el presupuesto para el festejo. Por lo general, ofrecemos diseños clásicos, como la visita a la empresa, shows a medida, obsequios o la asistencia a espectáculos teatrales. Sin embargo, últimamente las empresas solicitan acciones más creativas, como eventos temáticos, talleres de arte, circo, actividades sobre el cuidado del medio ambiente, magia o cocina. Tienen un fin más lúdico y fomentan valores", agrega Ribak.

    Desde hace dos años, Grupo Softland Argentina festeja este día con los hijos de su equipo de trabajo "entregando un regalo acorde a la edad y al género de cada uno, para acercarnos a toda la familia", afirma Guillermo Vivot, director general de la compañía.

    Otro caso es el de Praxair donde, según Mariana Chiariano, responsable de Comunicaciones, todos los años se realiza una jornada especial en la que se invita a los hijos del personal para pasar un día divertido, con sorpresas y en familia.

    "Hemos organizado recreaciones en estancias, quintas, y hasta en zoológicos y parques de diversiones", cuenta la ejecutiva.

    No sólo los chicos

    Más allá de las propuestas, todos coinciden en que se trata de una fecha clave para reforzar la integración entre los chicos, sus padres y la empresa.

    "Buscamos que la gente sienta que nos importa, que cada uno es valioso para la compañía y que valoramos el esfuerzo que significa hoy en día formar una familia y criar hijos. Esto afianza el sentido de pertenencia", comenta Enzo Puma, gerente de Marketing de Sistemas Bejerman.

    Para Luis Etchenique, director de la consultora Accionando, "estas actividades son muy bien vistas por los empleados debido a la satisfacción de los chicos al interactuar con sus padres en el lugar de trabajo. Eso es fundamental para aumentar el grado de motivación y que el personal vaya a trabajar con más ganas".

    Por otra parte, Mariana Chiariano destaca que "los chicos que se suman a las festividades también son invitados a formar parte de otros programas que desarrollamos desde la empresa, como `Becaditos de verano’, por el cual abrimos las puertas a los hijos del personal que están cursando los últimos años de la escuela secundaria y tienen interés en participar de su primera experiencia laboral en la compañía".

    De todas formas, "este tipo de actividad no es privativa de un segmento de empresas en particular. Aunque sí observamos que aquellas que poseen un número elevado de empleados no dejan pasar la oportunidad de concretar un evento exitoso, en especial, para los chicos con menos posibilidades y, de esa manera, hacer hincapié en sus principios de solidaridad", puntualiza Ribak.