Clarín iEco – Softland en Clarín iEco Online

    Fuente:

    El fuerte crecimiento del sector lo convierte en un importante demandante de soluciones de negocios innovadoras.

    El efecto derrame que está provocando la cosecha de este año ¬que rozará los 100 millones de toneladas¬ se hace sentir más allá de la primera línea de proveedores directos del campo. En 2011, las empresas de tecnología están poniendo a punto sus estrategias para ganar espacio en los agronegocios, ese terreno fértil que, en la visión de estos ejecutivos, parece no tener límites.

    Desde Softland Argentina, empresa de soluciones de negocios, explican que el potencial de este segmento se basa en que "la Argentina y Brasil están en el mejor lugar del mundo para producir alimentos. En los próximos 50 años, la mitad de la producción de alimentos del mundo va a provenir del Mercosur". Así lo asegura Guillermo Vivot, director general de la compañía. "El de agrobusiness es un segmento que cada vez va tomando más participación dentro de los negocios de nuestra empresa", continúa. Esto implica que "los productores inviertan más en gestión de calidad, en tecnología. Está claro que el productor argentino es uno de los que mejores márgenes de eficiencia maneja".

    El sector de agronegocios abarca desde grandes compañías exportadoras, como Cargill o Nidera, hasta eslabones menores de la cadena.

    Fertilizantes, semillas genéticamente modificadas, envases para glifosato, son algunos de los rubros, que, al calor de la expansión de la actividad, demandan nuevas soluciones tecnológicas.

    La expansión de la conectividad inalámbrica entre las zonas rurales permitió que los dispositivos móviles se multiplicaran entre las empresas agrícolas medianas y pequeñas. Y obligó a las tecnológicas a agudizar el ingenio para encontrar nuevos servicios que ofrecer. No se trata sólo de reemplazar las planillas de papel por las notebooks, sino también de agilizar los procesos de análisis y contar así con proyecciones que permitan ganar rapidez en la toma de decisiones.

    En el reciente SAP Forum que se desarrolló en México (ver recuadro), Vicente García, vicepresidente de Cuentas Estratégicas SAP en América Latina y el Caribe, señaló que la empresa ¬líder en la región del mercado de aplicaciones de software empresarial¬ "ha puesto el foco en este segmento de agronegocios con productos específicos para Argentina y Brasil". En un mercado con clientes geográficamente dispersos, García explica que SAP utiliza las redes que ya tiene tendidas con las grandes acopiadoras para llegar a sus potenciales clientes. "Nuestros socios, principalmente las grandes compañías, se transforman en los canales de ventas en los distintos segmentos del mercado. Es a través de ellos como llegamos a los medianos productores".

    Esteban Quintero, gerente de preventa de SAP para Argentina, Chile y Perú, detalla que la compañía pone en marcha "soluciones para interconectar la línea de producción con los equipos que toman el dato físico. Esto se registra y, de inmediato, se convierte en un dato útil dentro del sistema productivo".

    El ejecutivo detalla que "hubo una penetración muy importante que permite registrar in situ el trabajo que se hace en el campo, que es, en definitiva, donde se producen los granos. Los chacareros reflejan el resultado a través de un dispositivo móvil que le informa al dueño qué tonelaje se ha producido. Antes todo esto se hacia en papel".

    A esto se agrega que "todos los formularios de la AFIP y la documentación oficial que requería la ex ONCCA (en referencia a la oficina de control agropecuario que el Gobierno dio de baja recientemente) también se completan online, lo que ayuda a que la fiscalización sea más efectiva".

    Gabriela Gallardo, gerente de Consumo de Intel para el Cono Sur, señala que "la conectividad es una necesidad para maximizar y optimizar la producción. Hoy existen access points que permiten tener hasta una kilómetro de alcance en la conexión inalámbrica".

    Gallardo detalla que en el sector agrícola "se trabaja con notebooks más robustas, recubiertas con goma, para que la máquina tenga mayor resistencia ante los golpes y las exigencias del trabajo en el campo".

    Hugo Freytes, presidente de Oracle Argentina, cuenta que "la compañía empezó a trabajar hace cinco años en los mercados de Argentina y Brasil, con inversiones específicas que permiten desarrollar herramientas para mejorar la cadena productiva". Freytes ve un vínculo directo entre la rentabilidad y las soluciones informáticas.

    "La tecnología se usa para mejorar la eficiencia y para bajar costos.

    Nuestro negocio está creciendo muy rápido; en el último trimestre de 2010 lo hizo a una tasa del 37%". Parte de ese crecimiento se debe al desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles. "Es una tendencia creciente que se sustenta en la mayor penetración de la banda ancha", menciona Freytes.

    Según Softland, en las empresas agrícolas suele haber un divorcio entre los números que maneja la división contable y los que tiene el ingeniero agrónomo. "Cada parte registra diferentes momentos del proceso productivo, entonces lo que nosotros hicimos fue integrar esos dos procesos en una misma solución para agilizar el acceso a la información", cuenta Vivot.

    Las soluciones empresariales cubren todos los pasos. Gallardo explica que hay aplicaciones específicas para monitorear el proceso de distribución de los productos. Un ejemplo de esto son los sistemas que permiten hacer tracking de mercadería a través de chips colocados en los pallets, lo que permite seguir detalladamente todo el trayecto que hizo la mercadería desde que salió de fábrica hasta que llegó a destino. "Este servicio cumple un rol fundamental cuando se quiere exportar a mercados que exigen un seguimiento riguroso del producto".

    Ariel Ojman, gerente de Producto de Consumo de Hewlett Packard¬la compañía que lidera el mercado de computadoras personales en el país con el 16,4% de penetración¬, apunta que aguardan un crecimiento importante de la demanda de servicios de parte de las empresas de agrobusiness.

    La razón es que sólo con nueva tecnología podrán generar una estructura que soporte la expansión. "Es imposible crecer utilizando la misma tecnología con la que se trabajó hasta ahora. En general, los empresarios del agro son individuos que aceptan las novedades, se adaptan rápido a los avances y no tienen problemas de flujo de caja, lo que muestra que hay una oportunidad grande en el sector este año", dice.

    Desde SAP, Quintero estima que un 50% de los productores agropecuarios utilizan soluciones informáticas avanzadas en sus empresas. Pero advierte que la buena racha por la que atraviesa la actividad puede jugar en contra.

    "La tecnificación de lo que falta dependerá de lo que ocurra con los precios de los commodities. Cuando los precios son altos y hay una buena rentabilidad, el empresario no está focalizado en aumentar su eficiencia porque los altos márgenes cubren los costos. Es en épocas de precios bajos cuando quieren ser más eficientes y entonces se vuelcan a la tecnología".

    La extensión de la frontera tecnológica también enfrenta otros obstáculos. Gallardo apunta a las telecomunicaciones. "La conectividad tiene que extenderse más y a mejor precio", asegura. Y cuenta que, en Asia, los usuarios pagan US$20 dólares por 20 megas de banda ancha. "Acá pagamos lo mismo pero sólo por 3 megas", insiste, aunque se esperanza con que, en 2015, tendremos la misma velocidad de conexión y el mismo precio del que hoy disfrutan los asiáticos.

    Para la ejecutiva, otros obstáculos son el desconocimiento de parte de los productores y los mitos que subsisten en materia de seguridad.

    "Aún persiste la creencia de que las conexiones inalámbricas pueden ser vulneradas poniendo en riesgo la seguridad de la empresa", dice.

    Otros segmentos Pero no todo es agro; las compañías detallan que en la Argentina también hay buenas perspectivas de crecimiento en servicios financieros, retail, turismo y atención hospitalaria. "Hemos tenido muy buena respuesta de todo lo que es hotelería y turismo, en particular entre hoteles de peso", dicen en la filial local de Softland, que tiene previsto crecer 25% este año, el mismo porcentaje en que se expandieron el año pasado.

    Gallardo señala al sector bancario como uno de los que exhiben más potencialidad. "Es el aumento de la movilidad lo que lleva a los bancos a incrementar sus servicios online a los clientes". En SAP apuestan también a la industria de servicios financieros y al sector público. "Todo lo relacionado con consumo masivo tiene un crecimiento importante", dicen.

    La movilidad también gana espacio en los hospitales, cuenta Gabriela Gallardo. "Hay clínicas donde ya hay médicos que usan tablets para levantar datos del paciente.

    Esto permite acortar los tiempos.

    Antes, el médico anotaba en una planilla los registros del paciente, luego la enfermera levantaba esas indicaciones, iba a la farmacia y pedía la medicación correspondiente.

    Ahora con las tablets o las notebooks, la información que registra el médico va directo a la farmacia".

    Desde NCR, Gustavo Nusenovich plantea que "el desafío de todas las empresas es comunicarse con los consumidores a través de distintos puntos de contactos". Cuenta que, para estar a la altura de la demanda, la compañía está implementando nuevas tecnologías en cajeros automáticos que escanean el efectivo y los cheques y así prescinden del sobre en los depósitos.

    Y agrega que también los celulares tendrán nuevas funcionalidades.

    "Servirán para validarse ante los cajeros como hoy se hace con las tarjetas, o para realizar el check in en el aeropuerto sin que haga falta imprimir el boarding pass, que estará cargado en el teléfono y permitirá el ingreso al avión".

    Nusenovich relata que en los supermercados norteamericanos "ya hay tiendas donde se realiza el express check-out. El cliente pasa por el scanner los productos que compró y los paga directamente en la máquina. El cajero humano se limita a ayudarlo a embolsar".

    En Nextel destacan que las empresas multinacionales, las de transporte, las constructoras y las oficinas de Gobierno son las que tienden a volcarse hacia los smartphones. A esto se agrega el segmento de jóvenes profesionales, "con educación elevada, buenos ingresos, emprendedores, principalmente hombres, independientes, que imponen tendencia, adictos a sus equipos de comunicación móvil. Para ellos un smartphone es sinónimo de status", informan desde la compañía.